jueves, 1 de enero de 2009

Acariciar al gato

El pobre minino te agradece la atención, te la agradece tanto que se dedica a prepararte cócteles de mi minibar.

Tú, conmovid@ por ver al pobre gato abandonado a su suerte el fin de semana, accedes y bebes.

Después de unas horas de probar bebidas, empiezas a notar los efectos del alcohol, te levantas con la intención de regresar a casa, en ese momento te das cuenta que no puedes caminar más allá de dos pasos, los justos para alcanzar el sofá, donde caes rendid@ y te quedas dormid@.

Continuará?

5 comentarios:

uncafesoloporfavor dijo...

Cómo no va a continuar? aún me tienes que "pillar" en tu casa con t gat-barman... no?

Buscador d'Indrets dijo...

Pues aquí me espero en el sofa!!
Neige.

Casandra dijo...

Con tu permiso me echo una siestecita en el sofá, a ver si me recupero antes de que llegues de viaje...

X dijo...

Bueno pues aquí estoy, espero que el minino no me haya traicionado jaja.

unachicadelmontón dijo...

puues nada,cuando vuelvas despiertame ..
por cierto,tu gato,muy majo!